AHORA SI, por @JuanButvilofsky

No suena a excusa. Cuando Tata Martino reconoce que Chile hizo jugar a la selección a lo que no quería, a partir del sometimiento estético que el combinado trasandino ejecuta de memoria, simplemente hace la lectura correcta.

Y cuando entiende que la Argentina dio un paso adelante porque se defendió bien aún siendo dominada, también da en la tecla. Hemos sido testigos presenciales de cómo una generación de volantes y atacantes argentinos de jerarquía probada, más Messi, que no entra dentro ningún molde, vieron frustradas sus chances a partir de rendimientos colectivos desparejos. Entonces, lo que se vio en Santiago efectivamente es un paso adelante. Yo sostengo desde hace años que si a esta generación le hubiera tocado un Perfumo, un Passarella o un Ruggeri, habría sido un dream team, un voraz equipo coleccionistas de títulos. Por eso, con la armada más Messi aún vigente, y el amanecer de un fondo confiable, con la revolución Funes Mori como estandarte, puede ser. Bolivia no será parámetro de nada, pero será clave. Sumas los seis servirá, y mucho, para aceitar la máquina, y para ir a la Copa América del Centenario a buscar revancha. Tal vez como nunca antes, hay equilibrio y potencial en las dos áreas. Subite a mi fe. Si, se puede… Los espero este martes desde las 20 en mi cuenta en tuiter, @JuanButvilofsky, para vivir el choque entre los del Tata y lo que queda de una Bolivia muy golpeada. Son todos bienvenidos a la discusión de ideas alrededor de una cancha.