Históricos TABLONES

ÉRASE UNA VEZ “EL TABLÓN”…

… Es este un glosario sin rigor de algunos momentos de este espacio que hemos llamado “El Tablón“. Es un recorrido sin clasificación específica, que nació y vive bajo el lema: Deportes, Entretenimiento y Pensamiento Crítico. Sucesos, a partir de una pelota, que sirvieron para ejercitar nuestra consciencia ciudadana, utilizar al deporte como lupa sobre la sociedad vernácula y global, bajo la atenta mirada de Juan Butvilofsky. “El Tablón” fue, es y será, al fin y al cabo, reírnos de nosotros mismos…

Pasen y lean, queridos…

 

ASÍ EMPEZABA ESTE DISLATE ESTRICTAMENTE PERIODÍSTICO, luego de que trascendieran las publicaciones que dejaba Juan Butvilofsky en la redacción de “CableVisión Noticias“, detrás del alias del “Cronista Fantasma“, allá por el lejano 1996… Esta historia nacía como “TablónBiz“, en el por aquel entonces Newsletter del periodista Claudio Destéfano, en 2003

La guerra por el rating es una cosa de locos. La pelota número cinco que laburaba con Quique Wolf en ESPN se fue a 13 con Maradona, ahora habla, ¡y como el “Topo” Gigio! Inolvidable la tertulia del Diego con Pelé, quien destrozó a Bilardo, por el bidón, y a Toquinho, con la guitarra. Si de la fecha del domingo hablamos, vale hacer un poco de historia. ¿Se acuerdan de mi tío Ricardo, el que le había puesto “Living la Vida Loca” a su mueblería en pleno auge de Ricky Martin? La semana pasada abrió un parripollo en Iguazú, en una esquina, a dos cuadras de las cataratas, y le puso “La Ochava Maravilla”; ¡eso es ser creativo!, no como el Boca de Basile, que sólo le tira bochazos a un Palermo semi momificado. Bien por Central, que no se desordenó nunca, hizo lo que tenía que hacer y casi festeja en serio. No todo fue lamentable en el anfitrión; estos partidos antes los perdía. Temible el “Cata” por presencia física; valiente Gago por pedirla siempre; heroico el “Mellizo” en la última bola. River es más previsible que el final de “Mingo y Aníbal contra los Fantasmas”; aquel inolvidable film criollo, al menos, levantó temperatura con la escena de las bolas de fraile. Gimnasia de Jujuy tapó a Gallardo y celebró el punto como un Oscar. El gol del otro Gimnasia también fue de película: lo hizo Goux, la sombra del amor (risas). San Lorenzo, por Alfaro, ya es cosa seria; Independiente, por Agüero, ya es candidato; ¡y se enfrentan en la próxima fecha! Vélez ya no es lo mismo; Racing recuperó la solvencia; Colón perdió la autoestima. Ya lo dijo el “Bambino”, y aunque atrasado por el feriado, ¡feliz día del niño! -envuelto-.

ASÍ RELATABA “EL TABLÓN” LA CONSAGRACIÓN DEL NEWELL’S DE TOLO GALLEGO, EN JUNIO DE 2004…

Tal como anticiparon la señora Blanca Curi –ex de Gómez-, el mago Emanuel y el TablónBiz, Newell´s fue el campeón, mediocre campeón, que no disfrutó ni siquiera del “combo última fecha” –incluye un 1-1, papas chicas y cocucha grande-. Y el principal responsable de este milagro se llama Gallego. Por la patética tarde de la “Lepra”, el “Tolo” perdió más kilos que la modelo Marcela Brane, pero Vélez se anotó en la lista del millón de amigos que dieron una mano, y le allanó la alfombra roja –y negra-. El monarca con menos puntos de la historia en torneos relámpago fue el menos malo de los que insinuaron tímidas candidaturas. Un arquero sobrio, una zaga razonable, pulmones al por mayor en el medio, un ratito de Ortega y unos pocos –pero importantes- goles de los pibes de la cantera le alcanzaron a Ñuls para sumar su quinta estrella. El resto ¡de terror! –léase el Racing de Fillol; el Boca de Brinidisi; el River de Astrada; el San Lorenzo de Gorosito; el San Lorenzo de Veira; el Independiente de Bertoni; el Independiente de Monzón y el Vélez de Liniers-. En el rubro buena onda de esta fábula, se destacan el fin de le hegemonía de los grandes, el armonioso Almagro del “Quique” Hrabina, el viejo-joven Zof y Estudiantes, cuando jugó sin pánico. Al 2004 le queda un capítulo. La gran definición de la Copa Sudamericana en la Ribera. Al respecto, tres preguntas tres: ¿Logrará el “Chino” lo que no pudo ni el ginecólogo Bilardo? ¿Dejará de fumar Basile? ¿Qué lo pone tan nervioso? ¿Porqué no prueba con los adventistas –mi vieja dejó-?

“EL TABLÓN”, DESDE LA IMPUNIDAD DEL IGNOTO PERIODISTA, YA PEGABA EN LOS TOBILLOS A LOS POPES DEL FÚTBOL LOCAL Y GLOBAL…

Todos los que pensamos que algunos futbolistas argentinos son tipos infames, capaces de fraguar resultados, ir a menos o a más a cambio de un sucio billete somos, según Carlos Fernando Navarro Montoya, algo así como la escoria maliciosa de una sociedad que vomita certezas y apuñala con el dedo acusador sin el más mínimo respeto por la hombría de bien de terceros injustamente difamados. Todo bien. Respetable lo del “Mono”, envalentonado por el 2-0 del “Rojo” ante el Ñuls del “Tolo” que sepultó dudas y premoniciones infundadas. Tres preguntas tres: ¿Este cuida palos es el mismo que participó de Boca 0-Oriente Petrolero 0 (ese sorprendente empate que eliminó a River de aquella Libertadores)? ¿Es este el mismo portero que vigiló la valla de Boca contra San Martín de Tucumán durante aquel 1-1, recordado por la cara de susto de un tal Solbes al embocar un gol que no tenía que hacer? ¿Quién está engañando a quién? No importa. Ya lo dice el anillo del “Señor Viamonte”: “Todo Pasa”… Quedan sólo horas para que los muchachos del “Chino” se vean las caras con el Bolivar (la de Sandy, más que cara es una seca). La clave, para este humilde observador, otra vez será la altura –la de Schiavi, Traverso, Guly, Cagna y Palermo en el área de la visita, que tiene más petizos que loft de la “Bella Durmiente”. Si los “Xeneizes” afinan bien la puntería, con el mate atraparán la Nissan. Será también el “hasta luego” de Tevez, un crack con pasta (le pegó otro ñoqui a un tipo que le chocó el Audi). Tras una dura concentración de dos meses en “Pizza Banana”, la joven estrella de la “Ribera” entregará seguramente un show de goles, caños, gambetas y soplamocos -a los que crean que es noticia una foto suya, en una milonga, con una azafata trotándole en tanga por la cabeza-. ¡Aguante Carlitos! ¿Aguantará?

MERCADO DE PASES…

La fértil cantera de la “Academia” es sólo comparable con el boom de la soja. A la pomposa llegada de un chico que ya había pasado por la institución –Claudio Ubeda-, Racing le sumó la rimbombante incorporación de otro joven volante que aún porta acné en sus pómulos –el “Cholo” Simeone-. River no se queda atrás en el rubro sorpresa y media, y fue a la carga por Ameli. Al respecto, tres preguntas tres: ¿Si Astrada quiere una defensa sólida para pasar la semifinal de la “Toyota Libertadores”, porqué fue a buscar al central de la defensa “millonaria” que no pasó la semifinal en las últimas dos ediciones? ¿Son primos? ¿Qué hizo tan mal Ameli para durar sólo seis meses en México, apuñaló a Doña Florinda? Boca también da pelea. El “Chelo” Delgado se suma a la legión, y no será el último. San Lorenzo reclama a Caniggia –con 38 años, el tío del viento-, e Independiente a Redondo (habría que avisarle a Comparada que se retiró hace seis meses…). He visto correr a Gatti por Palermo días atrás. Si a alguno se le va el arquero a probar suerte (en la ruleta) al extranjero no duden en tomarse un remís hasta el lago. El “Loco” está diez puntos –de sutura-.

EL PASE DEL SIGLO…

Estuvo dos días guardado en la utilería. Allí comenzó su riguroso examen de ingreso. No fue fácil para él dormir cuarenta y ocho horas junto con los botines de Traverso –algo así como recostarse al lado del “Pimpinela” macho-. Se alimentó exclusivamente de choripanes “made in Casa Amarilla” –57 por ciento plutonio, 33 por ciento polvo de ladrillo, 9 por ciento azufre y 1 por ciento cerdo-; bebió exclusivamente vino Boca –99 por ciento merlot y 1 por ciento cerdo–; y fue obligado a escuchar tres veces seguidas el long play de Tevez. ¡Prueba superada! Gritó Mauricio. Al otro día, citó a la prensa deportiva de la Argentina, corrió el telón y chamuyó: -Señores y señores –no había damas en la sala-, les quiero presentar al brasileño estrella que causará furor y les pondrá los rulos de punta a los hinchas en el “Xentenario”…- ¡Ronlado! gritó un desubicado de “La Red”-. -Serginho-, vociferó un colado. -No–, replicó el “Cartonero” Macri. –Ibarra-, reclamó el pícaro Aníbal. –Nones- insistió Mauricio. –Nuestro nuevo ídolo tiene algo de Cafú –con leche-, un poco de Tostao –de jamón y queso- y una pizca de Ronaldinho -los dientes-. Su nombre essssssss Baiano…-. -¿Quién?-, refutamos todos. –Baiano-, insistió el presi. Y ahí estaba Baiano. 1.80, todo fibroso y sonriente, como si hubiese ganado la Libertadores la semana pasada. Tres preguntas tres: ¿Matará topos como Takahara? ¿Durará más que el húngaro? ¿Pesará más que el chino? Sólo el verde césped saldará este interrogante al cubo. Como si esto fuera poco, la CD anticipó que habrá más novedades… Esta histeria continuará…

“EL TABLÓN” DE VACACIONES…

El verano 2005 en materia de noticias viene menos movido que la noche de San Clemente –y no me refiero al mártir-. A propósito, ¡que linda está Santa Clara! –no se espante, no me refiero a la mártir-. Es que aquí me encuentro, disfrutando de la merecida quincena que me ofrendó Claudio Destéfano. A mi lado, luciendo una elegante sunga lila patito, yace Rodolfo, el de la carpa de al lado. De repente resucita, se para, chifla, se acomoda su mallita narigona y grita -¡riiica pibaaa!. –Es el bañero-, susurro asustado. –Está más bueno que mi señora-, insiste. –Comparto-, sentencio. -“Rodo” (entré rápido en confianza), ¿qué opina de la vuelta de Menotti a Independiente?-. Mi vecino se entusiasma con el ida y vuelta (evidentemente un clásico en él), se acomoda en la reposara, se prende un “Saratoga” y sacude: -Está de vuelta, está-. –Claro, es su tercer regreso-, confirmo con inocencia. -¡No huevón!, está de vuelta, está viejo, fusilado, viene a facturar-, vocifera Rodolfo. –El último pago de Independiente fue a Percudani, en 1982. Desde esa fecha hasta ayer no le pagó más a nadie. Le dicen “Rojo” por el balance-, contraataco. –Tenés razón, tenés. Entonces debe querer a la gloria-. –¿A su señora?-, consulto.  –No salamín. La gloria, no a la Gloria (que realmente es más fea que el bañero)-. –Bueno nene, te dejo, me voy al departamento. A las 4 dan “Rocky I”-, se despide, y abandona a la arena pese a los 39 grados. Comienza a atardecer y me brotan sensaciones. “No será mi último día de vacaciones, claro que no. No será mi última plática con Rodolfo, claro que no. Yo no me vuelvo al hotel, claro que no. No será la última vez que den “Rocky I”, gracias a Dios”.  Esta “huevada” continuará.. –hasta que empiece el fútbol-.

“EL TABLÓN” Y EL TABÚ DE LA SEXUALIDAD…

Francisco, mi amigo gay de González Catán, me reveló hace un mes un asunto delicado. Él no sabía como decirle a su padre, don Roque, de 96 años y natural de Calabria, que no le gustaban demasiado las señoritas y que prefería, entre otras cosas, marineros. –Francisco-, le susurré, -quédate en el molde que se lo revelo yo ¿Para qué están los amigos, mi viejo?-. Al día siguiente, me tomé dos colectivos hasta González Catán, toque tres veces el timbre en la casa de don Roque, me tomé cuatro vasos de “Legui” con el tano y le tiré: -Don Roque, Francisco no es como todos, él es un “Pancho” diferente…-. Así, a puro marketing y sin ahorrar sutilezas –había robado la frase de un maxi-kiosco de Derqui- le ahorré nueve años de terapia a mi compinche. Usted se preguntará con razón: ¿A dónde me dirijo? No sea ansioso. Menotti, tras la nalgada que le aplicó Racing al “Rojo” en Mar del Plata (3-1), declaró que a que sus dirigidos les faltó “hombría”. Así, sin anestesia, los mandó en cana y les endilgó el 99.9% de la paliza (el 0.1% restante al referí). Contra San Lorenzo, como no podía ser de otra manera, los de Avellaneda, golpeados y presionados, dieron pena. Conclusión: la dureza verbal no conduce a nada “Flaco”. Insista con su chamuyo envolvente, su mejor arma, esa que lo mantiene vigente pese a no ganar ni a la quiniela. Haga como hice yo. Sino mírelo a Francisco, el “Pancho” diferente, feliz, veraneando con don Roque y con su pololo Octavio –guitarrista de “Empeoró la Abuela”, lo más en punk que existe en Claypole-. Todavía hay tiempo –de descuento-, falta aún la pretemporada –en “La Feliz”- y algún que otro refuerzo –baratito-, pero ya no hay margen para otro garrón en el año del centenario del “Rey de Copas”. Unidos, triunfarán, con guiones de novela venezolana y actuaciones como la de ayer, Chicago, Ferro y Godoy Cruz Antonio Tomba están a la vuelta de la ochava –maravilla-.

NACÍAN LAS INMORTALES ENSAÑANZAS METAFÓRICAS DEL TABLÓN…

El viernes me metí en una de esas nuevas peluquerías-buffet y la vida, nuevamente, me puso a prueba: no sabía si pedirle al mozo que me corte el jopo u ordenarle al estilista que me marche un pebete de salchichón primavera y queso mantecoso. La enseñanza fue brutal: comprendí que hacer difícil lo fácil es, como mínimo, una “huevada”. El indescifrable DT “xeneize” usa de “3” a un “4” mediocre y Boca ataca sólo por ese lado… Gandolfi y Crosa son más pesados que un budín de la hermana Bernarda y Astrada le pide a Aguilar al “Rolfi” Montenegro, que juega en el puesto de Gallardo…  Les queda la Copa, o Devoto. “Mostaza” le rinde culto a su lógica. En su fixture, contra Lanús decía empate, y fue empate. El Estudiantes que juega mata; el que especula ya regaló un torneo. Vélez no duda; Racing no se baja. Llamado a la solidaridad: se necesita con suma urgencia un punto para Huracán de Tres Arroyos. El “Oscar” de la fecha lo merece Banfield. No será Nadal, pero tiene a Paletta. La “Perla Negra” va para Matellán: desafió a la ciencia y jugó sin ligamentos. Aníbal, se te escapó la tortuga, Pisculichi, Carrario y Oberman.

ANTES QUE LANATA Y OCAÑA, “EL TABLÓN” ATACABA AL PODER POLÍTICO Y SU INJERENCIA EN EL FÚTBOL ARGENTINO…

-Damas, caballeros e histéricos periodistas, queremos informarles que el señor Rivarola ha dejado de ser el entrenador de Racing. En esta sentida rueda de prensa, y para que no tengan que pedir mañana otro remís, queremos presentarles hoy mismo al flamante sucesor: el señor Rivarola ¡Pido un fuerte aplauso! (sólo aplaudió el señor Rivarola).-… Dicen que el gerenciador, agobiado por el “Pingüino” y ante el rotundo no de “Mostaza”, le ofreció el cargo al primer tipo que se cruzó en el ascensor: el señor Rivarola (no está tan mal, a dos metros pasaba un mozo). La Academia, definitivamente, es una pasión inexplicable. Huracán no logró imponer su fútbol electrizante en la Promoción, porque los números de las camisetas estaban hechos con cinta aisladora. Da lástima ver al “Globo” en ese estado, cada vez más lejos de Primera. Instituto vive; Argentinos tiembla; Rafaela Carrá (risas). Astrada no pierde la línea: pidió al cinco que había rechazado en diciembre. Matías Almeyda ya no le teme a la inseguridad; fueron vendidos Amelli y Tuzzio. El Boca que se viene se parece al “Coco”: tendrá una zaga áspera, como su voz, volantes férreos, como su conducción, y atacantes inamovibles, como sus pelos… ¡Moviendo las cabezas!

NO SE SALVABA NI LA POLICÍA…

Por un póster de Loeschbor: ¿cuál es la única diferencia entre un homoerectus y un policía de la Montada? Si tu respuesta es “el caballo”, ganaste una lámina –tamaño real- del nuevo refuerzo de River para tu recámara. Casi todos entienden que la falta de educación embarra la convivencia hasta el grotesco, pero eso no justifica el accionar de tanto troglodita uniformado, que mete palo o bala en la tribuna sin medir consecuencias. Pasó en Córdoba; pasa todos los domingos. Si de fútbol hablamos, Instituto se lleva las palmas. Quiroz se encontró con una porrista de “Sábados Musicales” y en tres meses la transformó en Pampita. La “Gloria”, por “Teté”, es de Primera. El “Globo”, lamentablemente, no. A propósito, tres preguntas tres: ¿los que administraron a Huracán en los últimos diez años no tienen que devolver nada?, ¿”Lucho” González, “Rolfi” Montenegro, “Cuqui” Silvera y Gastón Casas no generaron ni un mango?, ¿Cuál es la plataforma electoral de Moria? Argentinos, que tampoco derrocha ideas, se acordó de jugar y tumbó a Rafaela. Que sirva como aprendizaje: no se puede especular siempre. Doble mención de honor en este fin de semana patrio. Una va para la autocrítica de Almeyda, que tenía que reemplazar a “Masche” y se retiró, y al otra para Moria: si llegara a aportar una idea por cada gramo de silicona, como mínimo, pasaría a Evita. ¡Justicia y austeridad; votalo a Badalá!

Y UN JÓVEN Y ERRÁTICO MESSI DEBUTABA EN EL TABÓN…                                   (Y EN LA SELECCIÓN…)!

Un amigo fetichista, Roque, se pasó de la raya al invitar a un zapato al cine y a comer afuera –“la pasamos bomba”, rememora siempre, cuando se refiere a la sandalia con la que aún convive-. Sólo la determinación del referí alemán que echó al niño Messi es más desubicada que la actitud de Roque, y merece ser repudiada desde el Tablón: fue un acto reflejo, y de espaldas. Pese a tanto desatino, el pibe va a estar en el Mundial; ya lo decidió Grondona. El equipo ganó bien, sólo falló Ayala, quien llegó tarde a un cruce por nonagésimo cuarta vez. ¿Van a rifar otro Mundial con este zaguero?; ¿por qué el arquero húngaro atajó en pijama?; ¿de qué está hecho el helado celeste “crema del cielo” -o “crema pitufa”, como se lo denomina en San Martín-?… Por la Nissan Sudamericana, Newell´s y Central entregaron otro insoportable 0 a 0. Lo mejor del esperado duelo fueron los hinchas y la gran labor del árbitro Pompei, una rareza en el balompié criollo. El local no recibió goles, de esos que valen doble; la visita no perdió, y define en casa. Hagan sus apuestas. Como despedida, mi más sincero agradecimiento al BIZER Marcelo Nusenovich (nusete@hotmail.com), quien destacó por mail esta columna por encima de las de Confesore, en TN, y la de Catalina Dlugui, del mismo baticanal. ¡La pucha que vale la pena estar vivo!

“EL TABLÓN Y EL ARTE”

Ayer me acerqué hasta un museo de La Plata para mirar cuadros y adquirí un “Gonnet” –risas-, aunque, entre nosotros, la pintura no fue más impresionista que el fenómeno Banfield, que eyectó al legendario Estudiantes la Nissan Sudamericana con el mito, gracias a otro bochazo de laboratorio. El “Taladro”, a esta altura, es el equipo del año. Con Maradona en el palco, Palermo en el túnel y Battaglia en el medio, Boca embocó en quince minutos lo que no había podido en noventa en aquella esquiva definición contra los colombianos de Manizales. Esta versión del Once Celdas (¡una para cada jugador visitante, señor juez!) dista mucho de la de 2004, y el anfitrión lo hizo notar. El “Dream Team”, que había hecho llorar a sus hinchas contra Lanús como el Diego a la Claudia con la serenata, le ofrendó una bincha al jugador número “12” en el mejor primer tiempo de la era Basile. El observado DT, que en esta ocasión se fumó una falange y la birome “2 Kilómetros” del “Panadero” Díaz -¡legalización!-, reinventó a Bilos de “9” y no falló. A propósito, ¿se atreverá a colocar al “Loco” en el banco a plazo fijo?, ¿alcanzará el 3-1 para dar la vuelta?, ¿aflojará la Claudia?… ¡Piquiiitooo, piquiiitooo, piquiiitooo!

 “EL TABLÓN” Y LA BELLEZA…

Mi tía Olga, seis veces segunda princesa de la Fiesta Nacional de la Empanada de Acelga, jamás bajó las brazos en su búsqueda y así obtuvo su premio: fue reina de la Fiesta Nacional de la Palometa, en 1979, relegando a la por aquél entonces jovencísima modelo Marcela Brane (por eso engordó). Nueve de cada diez técnicos usan “Lux”, menos Astrada, un DT sin ángel ni rumbo. “Poroto”, injustamente postergado, debe pensar en Olga; su reinado está por llegar, Costanzo no da garantías. Sobre el “Titanic”, tres preguntas tres: ¿ni al banco Talamonti?, ¿Galván no explotó de “8”?, ¿transpira Farías? Y encima se lesionó Gallardo… A esta altura, como se dijo, Banfield es el equipo del año. El “Dream Team” del “Coco” hizo fácil un duelo de cuidado, y redujo a este Instituto a su más mínima expresión –escuelita-. Mejoró Schiavi, y a Boca no lo embocaron. La metió el “Loco”, y al “Chelo” lo perdonaron. Por aguerrido, San Lorenzo sumará mucho, pero con pibes, sufrirá más de la cuenta. Depende de Alfaro; parece posible. Por ordenado, Independiente perderá poco, pero sin vuelo, no llegará tan lejos. Depende de Agüero; parece demasiado. Mención de honor para Central y Quilmes, tan líderes como los otros, y aplausos para el “Fortín”, que puso el corazón por Bravo. Llamado a la solidaridad. Se necesita con suma urgencia un punto para Tiro Federal. Huracán de Tres Arroyos, comparado con este equipo, era el Ajax. A modo de despedida, con el pecho henchido, la moral al dente y en bata, abrazo desde mi mansión a todos los que participaron de una manera u otra del debate que generó el arbitraje desparejo del referí Giménez. Repito lo que alguna vez grité en el viaje de egresados sin demasiada fortuna: ¡que no se corte!, y se corta, mala leche (estaaaa bieeen).

 “EL TABLÓN” Y LA FAUNA VERNÁCULA…

Por un flotador para el inodoro: ¿encuentra usted alguna diferencia entre “Mister Ed” y el “Flaco” Schiavi? Si su respuesta fue “el equino maneja más sinónimos”, ya puede contar con el accesorio para su toilette. El “Dream Team”, como describió el Tablón, no juega a nada. El entusiasta San Lorenzo, con lo que tenía a mano, lo desnudó y le dejó colorado el “Coco”. Si Alfaro serena a los más pibes, el “Ciclón” será de temer. A Basile lo gobierna el mismo miedo que sepultó a Brindisi y vomitó a Benítez. Algunos de sus históricos, celosos y envejecidos, aplastan a pibes y nuevos hasta convertirlos, como a Palacio o a Marino, en plateistas. ¿Se animará el DT a cambiar fasos por chupetines?; ¿se meterá el del habano?; ¿quién es el dentista de Charly García?… Importante la reacción del Deportivo Merlo. Nadie creía en el equipo cuando la embocó Cángele, salvo “Mostaza”, por eso tanto festejo –la tintura mueve montañas-. El ex “Millonario” se pareció mucho al de Astrada; eso explica el sufrido éxito contra el conjunto más apático del momento. Fue un estimulante punto de partida; tan solo eso. Argentinos, en plena era del utilitarismo, es el más utilitario de todos, y es lógico que esté en la cima. El “Bicho” hace lo que puede, lo que debe, y todo muy bien, como Capria, que hace magia para que Racing festeje goles, o como Agüero, que brilla en este Independiente en baja. A modo de despedida, desde mi oscuro antro suburbano y antes de tirarme a la pileta del lavadero, saludo con afecto a todos los que participaron del debate por el exasperante andar de la celeste y blanca. ¡Say no more! -and Alfio no cry…-

“EL TABLÓN” Y LA FARÁNDULA…

Aún descorazonado por el no de “Susú” Pecoraro, “Mostaza” chocó de frente contra su medio pomelo: el 3-4-1-2, ese que lo había flechado en Racing. El afamado sistema táctico sazonó a su River con firmeza y agresividad en el mítico “Morumbí”. Si no fuera por el gélido Farías –cobra por gol errado, como el “Chelo” Delgado-, los de la banda habrían sentenciado esta llave aún abierta. Pese a eso, el coach no debe meter mano; ¡se ha formado una pareja!. Sorprendió la siesta de Banfield. El “Taladro” tuvo match point al Fluminense en Río pero terminó acostado. En el Sur será otra cosa; todavía puede. El campeón gaucho es Castromán y diez más, que juegan bárbaro. Pese a tanta baja, la formación de Miguelito no se dobla; lo sufrió un Cruzeiro poco real (finísimo). Entrar a la Sudamericana (60 puntos); operación de apendicitis (15 puntos); quedarse afuera de la Copa en la segunda ronda (1 punto); eliminar a Newell´s (no tiene precio). Todo bien, Central. Inoportuna la visita del “Diez” a “Casa Amarilla”, aunque valiente: hay que tener coraje para apoyar al “Coco”. Es que el “Dream Team” del doble de riesgo de Steven Seagal ya muestra signos vitales, sobre todo por el repunte de los refuerzos, que harán que la escasa actividad colectiva pase inadvertida a mediano plazo. Si de espaldarazos hablamos, va otra mención de honor para Jorge “Locomotora” Castro. El “Roña”, picaflor de guante blanco, recordó en TV haber amado a un travesti. “Dese vuelta compañero”, le susurró aquella noche a la welter… ¡La pucha que vale la pena estar tinto!

JUAN BUTVILOFSKY DEJABA ATRÁS SU COBARDE ACTITUD CAMUFLADA Y SE PONÍA EN PRIMERA PERSONA EN “EL TABLÓN”, PARA NO SALIR NUNCA MÁS DE ESA PRISIÓN…

Durante la florida primavera de 1993, a metros de un baño químico cito en el “Parque Sarmiento”, un Juan Butvilofsky con jopo, abdominales y “sánguches de milanesa” consultó a un churrero una cuestión que lo agobiaba. -¿Qué es un barra brava, señor expendedor de churros?-, le grité. –Fácil pibe; es un integrante de un grupo mafioso organizado, que usufructúa con el delito en todas sus formas, amparado por los organismos de control o sus socios, como quieras llamarlos, patrocinado generalmente por dirigentes deportivos y protagonistas presos del miedo-, me susurró mientras rellenaba un vigilante con ácido fólico para una joven embarazada. -Un barra brava no es “el Gordo Cabeza de Toronja”, verdulero de lunes a sábado, y superhéroe los domingos, quien lucha por su causa “estrolando” hinchas de otros cuadros contra los portones del barrio. Estos delincuentes son generalmente patrones o “punteros”, que abastecen de drogas a quienes la consumen, explotan “zonas liberadas”, queman urnas en elecciones o concurren a actos políticos, siempre con una misión y una retribución, por supuesto-, añadió el comerciante antes de perderse detrás de su canasta… La flamante primavera despertó en mí ese recuerdo dormido. Hoy, más maduro y menos churro, puedo afirmar que el tipo tenía razón. Que la Justicia lo escuche; que la “12” pague la factura.

EL BUSCA JUAN BUTVILOFSKY

Antes de triunfar en el competitivo mundo del periodismo, debí probar suerte en otros rubros para sostener mis estudios en DeporTea. Fui empanada de humita, de esas que bailan en Cabildo y Juramento y se sienten Paloma Herrera con repulgue, fui la “Pantera Rosa” del “Trencito de la Alegría” de González Catán, y hasta imitador de Sandro en cumpleaños de quince (me disfrazaba de “sánguche de miga” y cantaba dos temas después del carnaval carioca; me hacía llamar “El Triple de Sandro” –contrataciones en juanbutvilofsky@velocom.com.ar-). Mi emocionante historia se parece a la de Guillermo. Relegado por el “Coco” y postergado por el “Chelo”, el wing esperó su chance; fue empanada, pantera y emparedado, pero nunca bajó los brazos. Si tuviese las piernas de Palacio, por cabeza, el Mellizo sería Ronaldo. Por él, Boca pasó uno de esos partidos que definen campeonatos. Vélez anda derecho; festeja cuando juega bien, cuando juega mal y cuando no juega: el gol del triunfo lo hizo un contrario -¡aguante Gimnasia de Jujuy!-. El duelo contra el “Dream Team”, parece, definirá la cosa. Racing es más malo que Bush. San Lorenzo le hizo un piquete, pero la cumbre está lejos (finísimo). “Mostaza” encontró el equipo demasiado tarde. River ahora se mueve; sin presión es otra cosa… Confeti para el gran Diego, por su feliz cumpleaños. Que la buena no se corte, que brinde con un buen tinto, y que coma una empanada –te lo pide una de choclo; la de humita no se mancha-.

VIENTRE PATERNO…

Enriquecido con nuevos conceptos en obstetricia que había adquirido gracias a Verónica Varano, decidí hablarle a la panza de mi tío Ricardo. ¿Qué es el amor?, ¿de qué se ríe Tyson?, ¿por qué Basile habla mitad en argentino, mitad en profesor de inglés particular?, cuestioné de frente al páncreas. El vientre de Ricardo se movió ante la consulta, y vibré, pero sólo eran gases, hijos de una Coca Light. La desilusión que me envolvió, seguramente, es comparable con la que padeció el Inter, después de ser eliminado de la Nissan por un Boca desordenado, aunque demoledor. ¡Inolvidable la reacción “xeneize”! Los muchachos de Porto Alegre no hicieron la del ex esposo de Beatriz Salomón, jamás se colgaron del travesaño, por eso fue emocionante. Brillante el chico Palacio; clave la testa de Schiavi. Por ellos, la doble corona es posible. En la semana de los divorcios escandalosos (Borocotó se hizo K-k arriba de Mauricio, “Sofovicho” eyectó a Stella Maris, y “Carozo” cambió a “Narizota” y a la Quiniela por el casino de Puerto Madero), el “Coco” se reconcilió con la gente y sembró una semillita. Si el bebé sale a él, con el corazón de Palermo y la billetera de Macri, la familia boquense podrá festejar con la criatura. ¡Dele teta al “Dream Team” Don Alfio, que el pibe es suyo!, pero apague el “Saratoga”, así le llega a diciembre (el fumar es perjudicial para la salud).

SELECCIÓN DE HORRORES…

Lugar: Alemania. Duelo: Argentina-Togo. Resultado parcial: Argentina 1 (Tevez) – Togo 1 (un señor morocho). Tiempo de juego: cuarenta y dos minutos del segundo tiempo. Acción: pelotazo largo de otro señor morocho, la bola pica en un canto rodado, le pasa por arriba a Roberto Ayala, le rebota a un polaco nacionalizado que se había ido a vivir a Togo un mes atrás para abrir canchas de Padel, y se le mete entre las patas a Roberto Abbondanzieri. Final: 1-2, eliminados en octavos. Si usted cree que esta visión tiene futuro, pulse el uno. Si usted cree que estoy mamado, presione el dos. Si usted no cree en nada, es agnóstico (finísimo). La pesadilla continúa, y parece no tener fin. El zaguero del Valencia, que es como el “Pampa” Calvo con mejor marketing y peor peluquero, volvió a atentar contra el patrimonio nacional, y justo ante los ingleses. Dijo el “Mariscal” Perfumo: “Es el único central del mundo que choca a un delantero y se lesiona él”. Dijo la modelo Marcela Brane: “He perdido cinco libras en una semana”. Dijo José Pekerman: “He perdido”. Falta cada vez menos para el Mundial y el equipo, a veces, juega lindo, pero no tiene ángel, ni presencia, y eso es lo que preocupa… ¡Que loco está el Apertura!. Boca y Vélez están fusilados, Gimnasia y Estudiantes embalados, Independiente esperanzado y River recuperado. Cualquier cosa puede pasar; ninguno da garantías, como Roberto Ayala (por si no se había entendido lo de arriba).

LAS DERROTAS DEL AUTOR, Y LA CATARSIS DESDE “EL TABLÓN”… 

Debo confesarles que el martes próximo pasado la popular me dio la espalda, y no me hizo acreedor del “Premio Estimulo 2005” que entrega la escuela TEA y DeporTEA. Nominado por mi labor en radio, acumulé menos votos que el Juez Cruciani y más rechazo que el marido de Adriana Aguirre. Cabizbajo y meditabundo tras la compulsa, marché hacia la fonda “El Olvido”, a comer “Ravioles Soledad” con salsa “Derrota” (sale con tuco y pesto). Tras engullir el postre (“Helado Triste de Coco al Whisky), me acerqué hasta mi hogar para analizar al funcionamiento del muletto xeneize, otra lagrima, y descubrí una versión aún peor del Boca que infarta los domingos. A propósito, ¿qué parte de cuando sube un defensor tiene que bajar un volante no le quedó clara a Basile?, ¿cuándo termina la huelga de Abbondanzieri?, ¿por qué no gané el “Premio Estimulo? A esta altura, las únicas diferencias notorias entre el DT boquense y el “Chino” Benítez son un gargajo y el “Panadero” Díaz. Por todo esto, el “Dream Team 2” deberá ganar afuera para seguir en la “Nissan”, como Vélez, que se quedó sin piernas a media cuadra del baile. Por ahora es todo, los dejo, es que debo concurrir a terapia, aún no acepté la caída… Palabras de apoyo, citas bíblicas alusivas o anécdotas de la conscripción a juanbutvilofsky@velocom.com.ar…

VALERIA DEL MAR

Si hay algo que debo destacar de mi estadía en Valeria del Mar durante la primera de enero es que no nevó. En ninguna parrilla aceptaron tarjetas, nunca funcionó el único cajero automático de la zona y las tres veces que pedí cerveza en la pizzería me trajeron té de boldo. En Havanna, la primera noche, ¡no tenían Havannets! “Es como ir a DIsney y que no esté Mickey”, le sugerí al mozo. “Llegan mañana”, se defendió. “¿Vienen a gamba?”, sentencié. Igual la pasé bomba. Renovado y con la mente en blanco (el cuerpo también: un día de sol), festejo este esperado reencuentro. Allá en la playa, el día de sol, encaré ofuscado al bañero y le dije que estaba harto de la bandera colorada. “¿La celeste la rifaste?; ¡hoy es una pileta macho!; ¿te la robó la “12”?”, le reclamé. “Todos los muchachos de las carpas piensan lo mismo que yo. Decidí no venir más a este balneario”, le insisití al Mitch de Ostende. Dos horas más tarde, mister músculo en sunga nos juntó a todos en la orilla y exclamó: “Me voy, Butvilofsky me dijo que no están de acuerdo con mis banderines. Yo no tranzo. Quiero que sepan que hasta acá llegué, que no sé nadar y que los choclos del parador están todos vencidos”. Dicen que al otro día un “Muñeco” se ahogó solito… Con Aguilar en Brasil, Passarella en Núñez y “Mostaza” en “Tabac”, River salió a flote en Salta y ahora sueña con más gloria. ¿Ganara la Copa el Káiser?, ¿perdonará el hincha a Marcelo?, ¿por qué no había Havannets en Havanna? (envío de conos con dulce de leche a juanbutvilofsky@velocom.com.ar).

TRANSFORMACIONES…

Aún shockeado por la operación a la que se sometió Ricky Maravilla en “Transformaciones” (con la grasa que se sacó de la papada le agrandaron los bustos a sus tres bailarinas y armaron un guitarrista de 1.90), me acerqué hasta Núñez para presenciar la “Operación Káiser”, que ya había arrancado con la operación que el “Muñeco” le había hecho a “Mostaza” sin anestesia. En un potrero “Monumental”, con un pomelo haciendo las veces de pelota y ante un elenco que en la Argentina participaría sin chances de la B Metropolitana, el nuevo River aprovechó todo lo que no había aprovechado Nalbandián por la mañana, y eso que no usó a Paletta (risas). Valioso el aplomo del paraguayo Cáceres; auspiciosa la presentación de Ferrari; contagioso el espíritu de Montenegro. Inocente, esperé sin suerte una revolución bolivariana en la segunda parte, pero nada cambió, el rival no puso Evo (finísimo), porque nunca le dio el cuero (y eso que tres jugadores se llamaban Vaca). Entre las buenas de la semana hay que destacar la que generó el “Diego”. Ya recuperado de su adicción a las drogas, Maradona decidió abandonar la bebida: ahora se la arroja a modelos en Bora Bora (se le escapó la tortuga tortuga). A modo de despedida, y como aporte a la lucha que nuestro presidente afronta contra la inflación, vale un aplauso para la única industria que hace ya varios años que mantiene a todos sus productos congelados: la del helado (estaaa bieeen).

UN CARLITOS…

Existe un sólo momento en la vida en el que uno puede decir ¡listo papá! Un instante único en el que te podés echar panza al firmamento, agitar tu whiscola y sentirte celebritie para luego colgar los botines: ese segundo mágico llega cuando “Carlitos” te dedica un panqueque, ni antes ni después. Un 134 (atún, mayonesa de palta y ácido fólico, “para las madres primerizas de Santa Teresita”), o un 956 (queso de cabra y cloro, “dedicado a los muchachos de la Botnia”) son ejemplos contundentes de lo que afirmo. El día que entré al “Amanecer de Carlitos” de Villa Gesell y en la pared, como un Picasso, estaba el cuadrito del mío (un 22: acelga, mendicrin y aceitunas sin carozo, “dedicado al columnista más contradictorio después de Mariano Grondona”) me sentí pleno. Basile no tiene panqueque, pero igual duerme la siesta. Tuvo toda una pretemporada para probar dos o tres cositas, por si vendían a Gago o Battaglia se iba al Mundial, y la rifó tomando mate y contándole anécdotas de la conscripción al “Panadero” Díaz (que tampoco tiene panqueque, pero tiene pie plano). Boca gana porque tiene dos o tres tipos que están dos o tres pasos por encima del resto en el fútbol vernáculo, pero aún no logró un semblante de equipo, ni siquiera con los once que liquidan. El “Coco” es tricampeón, es cierto, y tiene la espalda de Peucelle, pero no debe olvidarse jamás que la historia, por más derecha que venga, se puede dar vuelta –como un panqueque-… “Dedicado a todos los que tenían la vaca atada, como los dueños de canchas de paddle, parripollos y fabricantes de reviposters de Oriente Petrolero”.

MI TÍO RICARDO…

Mi tío Ricardo, el mismo que había comprado una mueblería en quiebra y le había puesto “Living la Vida Loca” en pleno auge de Ricky Martin, ahora gastó plata en otro negocio: el snack board, un bar temático ideal para alimentarse y bajar de peso (él se para en la puerta de la fonda y le tira rodajas de salamines y papas fritas a los tipos que pasan corriendo o en patineta). ¡Esas son inversiones!, no las de River, que se quedó sin cash para comprar a Ortega por agregarle dos mesas y dos mozos a la confitería del “Monumental”. Inolvidable la venganza de un “Burrito” en celo, que puso de espaldas al otrora invicto team de Passarella. ¿Pedirá Gallardo una reunión con el Káiser para cuestionar sus formas?, ¿podrán los de Núñez con dos competencias?, ¿por qué la AFIP persigue a mi tío Ricardo?… “Blanquiceleste S.A.” es como Kirchner: cuanto más deuda paga menos imagen tiene. Racing es un despropósito; alguien no entiende el negocio. Parece que se va Quiróz; él no es el único culpable. Interesante la efectividad del “Rojo”; importante el éxito de Colón; para lamentarse el empate “Pincha”. La camisa negra de Basile; que habría sido utilizada por Emilio Disi cuando conquistó a Doris del Valle, y por Harry, cuando conoció a Sally (risas); trae suerte. La prenda del “Coco” (70% algodón, 27% ruda macho y 3% “Old Smuggler”) ya habría sido solicitada por el guionista del último programa de Alfredo Casero, la “Tota” Santillán y el psicólogo de Gaudio, pero el DT no tranza: la chamarra no se mancha, no dobla y no se plancha (el lavar es perjudicial para la salud. Ley 2.196.626).

SAN CONO…

San Cono, patrono de los heladeros y creador de la “crema del cielo” -gusto de color azul Francia que se vende menos que el álbum de figuritas de San Telmo-, se le apareció a Ruggeri entre sueños y le reveló: “…y en la cuarta fecha, San Lorenzo resucitará ante los muertos (de Olimpo de Bahía Blanca)…”. Esperado lo del “Ciclón”, porque se fue Alfaro y por la profecía; y ahora se viene Boca… El “Dream Team” no es santo de mi devoción. Es tan limitado el campeón como equipo que cuando no funcionan dos players, hasta el primo no reconocido de Frankestein parece un ángel. Inolvidable acción la del “Miliki” Jiménez, que cabeceó solo y certero de frente al “Pato” (el gauchito Gil). A propósito, tres preguntas tres: ¿volverá al firmamento la formación del “Coco”?, ¿se sanará Palacio?, ¿conseguirá novia Macri en San Valentín?… River ya no extraña a San-tana (risas). Con Passarella, felices los niños. Por el corazón de los pibes y la aureola de Figueroa, el “Millonario” cuenta plata delante de los pobres… Con este Colón todas las canchas son cementerios de los elefantes; con este Newell´s la lepra es vanguardia; con este “Diablo” no zafa ni Agüero. Lo de la “Academia” es apocalíptico. Trascendió que habrían renunciado Fanesi y el “Cholo” Simeone, y que Guillermo Francella se haría cargo del equipo en dupla con Enrique Pinti (la pucha que vale la pena estar muerto). Es que el fantasma de “Mostaza” sigue dando vueltas. Igual no hay drama: todos los perros van al cielo (amén).

INCENDIADO…

El único día de sol de la primera de enero en Ostende fue el único día que no me puse protector (verídico). Rojo como el Tele Tubbie rojo, decidí aquella noche degustar fondue, sabrosa fondue, hasta que chupé el fierrito con aceite hirviendo (verídico). Con el labio superior y el inferior fusionados por el accidente, y con el rostro fucsia, corrí hasta al toilette para echarme agüita fresca, y elegí el bidet, pero abrí la caliente, y nunca la pude cerrar (verídico). Tirado detrás del retrete, mientras la lluvia de magma laceraba el cuerpo rosa, este columnista gritaba: “¡mmm!, ¡mmm!” -no podía abrir la boca; tenía la trompa sellada- (verídico). Si usted es hincha de Vélez, y está deprimido por el empate con Tiro Federal, relea esta historia, que lo hará sentir mejor (verídico). El Clausura es un carnaval; pregúntele al líder River. “Los Disciplinados de Núñez”, con Farías de estandarte, desfilaron por Liniers ante un Arsenal de dudas. El “Coco” acertó al cambiar: su Boca no fue una murga. Que distinto es ese Gago; con el “cinco” siempre hay fiesta. La “Academia” es un corso a contramano: lo barato sale caro; alguien no entiende el negocio… Bochornoso el final del clásico; brillante lo del genio Agüero. A propósito, ¿sacará Simeone al plantel de pozo?, ¿jugará el “Kum” en Alemania?, ¿puede usted superar mi desgracia estival? (experiencias aún más terribles en Ostende a juanbutvilofsky@velocom.com.ar)

Y CHEN, EL MÍTICO CONSEJERO ORIENTAL DE JUAN BUTVILOFSKY, APARECÍA EN “EL TABLÓN”…

“…el sábado compré un pan lactal en lo de Chen, el chino de mi barrio, pero no pude comer: se venció por el camino –amarillo-, a dos cuadras de chalet…” (Confucio/Butvilofsky –2006-). Basándome en la abrumadora simpleza de la filosofía oriental, me atrevo a afirmar que a Racing le pasó lo mismo: salió vencido, como el pan lactal de Chen, y después se pudrió todo (como el pan lactal de Chen). Para Boca vale el Yin Yan: todo lo bueno tiene algo malo (goleó pero no jugó a nada), y todo lo malo tiene algo bueno (no jugó a nada pero jugó con Racing). River sumó tres puntos, y se sumó a la punta, pero perdió a Figueroa, que se perderá el Mundial. El piso del “Monumental”, por Jagger y por Bono, es más irregular que Estudiantes. ¿Soportará el “Millonario” semejante baja?, ¿zafará “Lucho” con acupuntura?, ¿por qué Chen no me acepta los billetes de “Chen”? (chascarrillo ideal para hacerle a cajero de supermercado chino). Independiente festejó en un partido de novela: el segundo gol lo hizo Osvaldo Miranda (fino). Newell´s doblegó a Vélez porque tiene bolas: su arquero se llama Villar (finísimo). A Colón se le acabó el invicto, pero debe seguir peleando, retroceder nunca y rendirse jamás, y se los digo yo, un cinturón-blanco-punta-amarilla en Karate Do “…en uruguayo se dice Karate Vo’…” (Confusio/Butvilofsky/Tabaré Vázquez –2006-).

POLÍTICA INTERNACIONAL…

Quería conocer en persona a Ricky Maravilla para hacerle una pregunta, y ayer lo conseguí. Yo estaba esperando un pedido en un restaurante de comida iraní (dos bombas de papa y un cañoncito de dulce de leche), y ahí estaba él… -Ricky, ¿cómo se hace para ser rey sin voz, tipo vos?-, le consulté. –No hablo con la gilada Butvilofsky (me conocía; leía el Tablón), y cuidado con la bomba-chita…-, sentenció señalando mi pedido (loco lindo). Ahora entiendo todo. A la Coca Cola la tomás, o no, pero no la analizás, como al Boca de Basile, fórmula clásica y antiestética, aunque efectiva, como una letra de Ricky. El “Dream Team” es el peor equipo con los mejores jugadores que jamás haya visto; quedó claro ante Tiro Federal. A propósito, ¿repetirá el campeón si no se cura Battaglia?, ¿por qué juega siempre Palermo?, ¿qué tendrá el petizo?… Lo de Vélez, por Castromán, es fiesta; lo de Newell´s, por el “Burrito”, es baile; y lo de Estudiantes, por el amor de Dios, es un asalto: le afanan un gol por partido (risas). Después de ver a River, aún emocionado por la lección de Ricky, me animé y lo llamé a Sandro. –Maestro, le habla Butvilofsky, ¿cómo se hace para ser tan vigente sin voz, tipo vos?-, le consulté. –Dame fuego, que quiero alejarme de ti-, susurró. Ahora entiendo todo. El nuevo líder es como el “Gitano”: te aplasta con la marca, aunque se quede sin aire (el fumar es perjudicial para la salud; las bombas de papa también).

ZAPATO…

¿Recuerdan a Roque?, mi primo fetichista, aquel que había invitado a un zapato al cine y a comer afuera (“la pasamos bomba”, rememora siempre, cuando se refiere a la cita con la sandalia con la que aún convive); ¡el lunes fue papá!; tuvieron una chancleta (risas); el padrino es Ricky Sarkany (otra vez risas). Sólo el desparpajo del “Pipita” Higuaín, el héroe del Pacaembú, es comparable con el del loco lindo de Roque, y merece aplausos desde el Tablón. El pibe entró a un incendio y con la frialdad de un asesino a sueldo liquidó al cuco Corinthians, una formación de burgueses apáticos sin alma, liderados por un solitario Tevez, que esta vez no pudo salvarlos. ¿Habrá nacido un nuevo River?, ¿podrá prolongar esta hazaña?, ¿iría usted al cine con un zapato como mi primo Roque?… Loas para Vélez, que ahora la tiene Chivas; y ovación para Estudiantes, pese a que casi se pincha… Mientras tanto, en Madrid, Pekerman le explica a los jugadores que irán a Alemania cómo hacer para llegar a octavos en un antiguo convento en Madrid, que ahora hace las veces de “Telo”. A propósito, ¿logrará el cuestionado DT comulgar con sus elegidos?, ¿sacará a la “Bruja” Verón de la hoguera?, ¿tendrá cura este equipo? (viejo chascarrillo criollo)… –Dedicado a Havaiana, la hija chancleta de mi primo Roque (risas); y a Dalma Maradona, que sigue danzando en chancletas en lo de Tinelli (bailó un hit de Chubby Checker como “La Danza de la Gallareta”, éxito brasileño que se baila en Pelotas, donde veranea Lani Hanglin- (finísimo; no lo intenten en sus casas).

“URANO GÓMEZ”…

Jorge “Urano” Gómez, el astrólogo de mi barrio, me leyó la mano, y por seis pesos más y un CD trucho (“Siete Canciones Inolvidables para Pasar la Aspiradora”), le tiró los naipes al entrenador Pekerman. –Le va a ir bien; tiene a venus en Casa Siete-, confirmó Gómez. -Yo también lo tengo en casa; hoy dan “La Rusa, el Pony y Loco de la Galocha”; venite y trae papas fritas-, le sugerí en voz baja (no compre decodificadores en la vía pública; así se mató Pinocho). El pronóstico ilusiona; el oráculo de Núñez falla muy poco. Si quedaba algún resquemor por el garrón de Japón y Corea, la comunión del miércoles en el “Monumental” lo sepultó definitivamente. El pueblo, al igual que Gómez, cree que nos va a ir bien. Con el “Pato” de Boca, Ayala despierto, Mascherano bravo, Román dinámico y Crespo certero, el pronóstico de “Urano” parece posible. A propósito, tres preguntas tres: ¿será el pibe Palacio la carta ganadora?, ¿le aportará Burdisso solvencia a la zaga?, ¿se pueden leer las borras de un café con leche? (risas). –A Costa de Marfil lo goleamos, a Serbia lo pasamos fácil, a Montenegro también (risas), y con Holanda empatamos; quedate tranquilo-, insistió el Gurú antes de perderse detrás de la bola, y yo le creí, porque el DT tiene a venus en Casa Siete… (yo también lo tengo en casa; venite y trae papas fritas). –Dedicado a la memoria de Pinocho, que se prendió fuego-.

“URANO GÓMEZ” EN EL MUNDIAL DE ALEMANIA…

Los vaticinios de Jorge “Urano” Gómez, el astrólogo de mi barrio, ya tienen más rating que la novedosa cobertura de Tinelli (risas). Antes de adelantar el éxito argentino frente a Serbia y Montecristo (según Jorge Jacobson, de TE LE FE), el hijo de Blanca Curi ex de Gómez había pronosticado el divorcio de Emilio Disi y Doris Del Valle, la prematura muerte del padel y la increíble traición de Carozo (la semana que viene despedirá a Narizota de Crónica para formar dupla con el insaciable Pepe Pompín). A esta altura del certamen, la pequeña gran diferencia que distancia al ciclo de Pekerman del de Bielsa es el sentido común. Si Sorín regala la espalda cuando ataca, que no ataque. Si Maxi Rodríguez falla por derecha, que vaya a la izquierda. Si especular casi nos cuesta el triunfo ante Costa de Marfil, que ingresen Tevez y Messi para voltear al mareado. Hace cuatro años, más o menos, un caprichoso DT no juntó a Batistuta con Crespo jamás, ni siquiera cuando se le hundía el barco, y por “morir con la suya”, “murieron todos”. José no es “Loco”, ni estúpido; nuestro equipo tiene chances. Sobre lo que se vio hasta ahora, tres paradojas tres: Irán perdió por un bombazo de afuera del área (risas); Arabia Saudita cayó en un pozo (finísimo); y en Estados Unidos se lució un defensor que se llama Cherundolo, el primer lateral derecho con nombre de dulce de leche uruguayo (chascarrillo de salón para toda la familia). De cara a este miércoles, ¿podrán nuestros suplentes exprimir a la naranja?, ¿especulará nuestro coach para descanar hasta el domingo?, ¿no querés jugar conmigo al padel? (todavía no abrí el paquete con la paleta que me regalaron en 1995).

JUAN BUTVILOFSKY, EN GARBARINO…

Antes de consagrarme en el periodismo (risas), fui repartidor de revistas de Garbarino, aunque sin fortuna: me despidieron durante mi primer día de servicios. Mi patrón jamás me perdonó el hecho de quedarme sin folletos a dos cuadras de la meta (tiré siete en una casa quinta porque me toreó un dogo), pero no reparó en lo bien que me quedaba el delantal rojo (con un jogging azul, juro que me parecía a Superman). Esta historia tiene mucho de la de Riquelme. Al “diez” le cuestionan la cadencia, pero no disfrutan su don ni celebran su elegancia; Román se la pasa a los compañeros; ya no abundan esa clase de futbolistas. Hace cuatro años, más o menos, el Kily González y el Piojo López, dos velocistas aún vigentes, se “estrolaban” de cabeza contra carteles de publicidad ante los suecos, minutos antes de quedarse con el patético decimoctavo lugar en Corea y Japón. A propósito, ¿no vale la pena probar otra cosa?, ¿alguien se fijó en el rendimiento de Ronaldinho?, ¿por qué me echaron de Garbarino?… De cara al duelo de este viernes, vale una reflexión. Si Pekerman elige a Saviola, por la verticalidad del pibe, el duelo será un frenético golpe contra golpe que beneficiará al local, un combinado de súper hombres liderado por el polaco Klose, una suerte de Iván Drago que además festeja goles. Si José mete a Carlitos ya no habrá tanto ida y vuelta. Es que el ex Boca sabe cuidar la bola, tiene aguante al jugar de espaldas, y eso es aire, divino oxígeno para los otros… ¿Se animará el coach a sacar al “Conejo”?, ¿sorteará la Selección esta prueba?, ¿por qué me echaron de Garbarino?

JUAN BUTVILOFSKY, DJey...

Antes de triunfar en el mundo del periodismo deportivo también fui disc jockey, pero sólo me duró un casamiento. Es que en el momento cumbre, entre el postre y el carnaval carioca, nació el final de DJ Butvilofsky (así me hacía llamar)… Alisé mi cabello planchado para impactar a una moza (el producto no afectaba a la capa de ozono), metí la mano en el bolso, revolví una y otra vez, pero fue en vano: me había olvidado el compac de “Pancho y la Sonora Colorada”. –Lo siento; no habrá “Cachete, Pechito y Ombligo”-, murmuré entre lágrimas, y me fui, sin dudarlo, esquivando triples de crudo y queso… Don Julio Humberto Grondona batió que en el Mundial de los Estados Unidos, en 1994, “Maradona se cortó las piernas solito”, desligándose así de toda responsabilidad a la hora de recordar el doping positivo más famoso de la historia de nuestro fútbol, pero pifió, y por mucho. Es cierto, el “Diez” se equivocó, y pagó, pero el que había autorizado al jugador a contar con un cuerpo técnico propio, paralelo al oficial, había sido el presidente de la AFA, dirigente súper poderoso, como Alberto, devenido a alcahuete sin autocrítica, o sin memoria. Grondona le debe su trayectoria a un gol, al “barrilete cósmico”, a la zurda, la misma zurda que cortó por segunda vez en su vida, aunque esta vez con la lengua. “Todo pasa”, repite él, y que siga el baile, agrego yo, porque fui DJ, DJ Butvilofsky (contrataciones a juanbutvilofsky@velocom.com.ar).

JUAN BUTVILOFSKY, EL MAGO…

El sábado pasado me invitaron a una fiesta de disfraces; me puse el pantalón negro que uso todos los días, el saco negro que uso todos los días y me acerqué hasta el salón con el corazón contento. -¿De qué está disfrazado caballero?-, me cuestionó el patovica. –De mago-, le respondí, y pelé un mazo de naipes. –Usted no es mago, es nabo; picatela de aquí-, sentenció el doble de riesgo de Ana María Giunta, y yo me fui… El tipo que destroza la mampostería de una tribuna, elige un cascote del tamaño de un melón y le apunta a la nuca del arquero de la escuadra rival no es un “inadaptado de siempre”, personaje variopinto de la jungla que es el fútbol, sino un homicida, que puede dar o no en el blanco; ¿o acaso no sabe que si lo emboca lo mata?… El tipo que ingresa a un vestuario o se acerca hasta un entrenamiento para pedirle plata, camiseta y pantimedia a un futbolista “para organizar rifas” no es un hincha calificado, de esos que van a todos lados y no paran de alentar, sino un extorsionador, que intimida, que amenaza, y que reprime; ¿o acaso no es evidente que el que pone lo hace por miedo a una eventual represalia?… Si a los barras homicidas, o a los extorsionadores, se los juzgara por intentos de homicidio, o por extorsión, en vez de minimizar sus delitos hasta el grotesco, hasta la más mínima expresión, o contravención, como más le guste, seguramente lo pensarían dos veces, o la pagarían con cárcel en lugar de una probation (dícese del acto de ir dos semanas seguidas a cocinarle ñoquis a los enfermos de papera del Hospital Italiano, por ejemplo). A las cosas hay que llamarlas por su nombre; no se resuelven por arte de magia; y te lo dice un nabo, que se creía mago.

DEFINICIÓN POR PENALES…

El técnico de mi equipo de cuarto grado sabía que yo era un desastre, pero me tenía que poner igual porque yo pagaba la cuota siempre. El único gol que hice aquel año fue en contra, y en la final, cuando faltaba un minuto para dar la vuelta olímpica. Recuerdo que durante el desempate por penales el tipo me escondió atrás de una libustrina, y así evitó que yo pateara el mío. -Te felicito pibe. Te sacrificaste por tus compañeros; te cuidé, y salimos campeones-, me explicó en medio de los festejos. Basile tomó el camino contrario, y ratificó a Riquelme con capitanía y todo, exponiéndolo, para protegerlo del público y de la despiadada prensa, que le endilgó una nueva frustración argentina como alguna vez se la endosó a Verón. Es cierto que fue tan solo un partido, y que el equipo del “Coco” está en plena formación, pero Román ya tuvo su chance, tal vez la mejor de las chances, y la desaprovechó. No se le cuestiona la cadencia, tampoco la falta de compromiso; es mucho más elemental: no está jugando bien al fútbol, al menos con la albiceleste. A Riquelme hay que esconderlo un ratito, como me escondieron a mí, y obligarlo a competir por un puesto, mano a mano, sin mimos ni concesiones. A propósito, tres preguntas tres: ¿insistirá el DT con el “Diez” que sólo brilló con Bianchi?, ¿probará con Insúa, el “Diez” que él mismo forjó acá en Boca?, ¿por qué me escondieron atrás de una libustrina? (yo pagaba la cuota siempre). -Dedicado a todos los que jamás bajan los brazos, y tampoco mueven las piernas-.

GLADIS…

-¿Vos sos Gladis?-, le pregunté azorado en la puerta del Bingo Flores. –Si; y vos sos Butvilofsky; estás igual, salvo el pelo, la panza y la billetera-, contraatacó, ácida, conciente de que yo había cantado línea. Definitivamente era Gladis, algo cambiada, pero era Gladis, mi noviecita de tercer grado. -¿En qué andás?-, le consulté. –Soy la tesorera de la Asociación de Lesbianas de Flores (ALF, como el muñeco), adiestro dogos y hago tareas de bacheo-, tiró, y apagó lo que le quedaba del pucho con la punta de la lengua (fumaba Saratoga)… Los reencuentros no siempre son buenos, y a veces, las segundas partes ni siquiera se parecen a la primera versión. A Racing y a Merlo, hoy por hoy, sólo los une la pasión que fue, pero la cuerda se tensa, cada vez más, y ante Arsenal ya se escuchó la primera queja. “Mostaza”, dicen, tiene ganas de sumarse al proyecto que su hermano Basile está gestando en la Selección, y la “Academia”, según sus hinchas, definitivamente está desencantada con la actual propuesta del entrenador. ¿Se enderezará ese barco o se hundirá definitivamente?, ¿hasta cuando durará el amor en Avellaneda?; ¿por qué las lesbianas de Flores se llaman como el muñeco?… La relación tambalea; a lo que queda de este idilio le faltan puntos, y deben llegar urgente, antes que la estatua platinada se haga torta, como Gladis, mi noviecita de tercer grado, que ahora adiestra dogos y hace tareas de bacheo (pozo a pozo).

FÚTBOL DE SHALOM…

Estoy escribiendo el guión de mi primera película. La historia se basa en la increíble vida de Samuel, un judío ortodoxo lampiño rechazado por sus pares porque no le crece la barba. Para ganarse el respeto de amigos y, sobre todo, de la chica que le gusta, se prueba en Atlanta, queda, y sale goleador de la Primera B Metropolitana (en la última fecha le hace un gol con la pera al arquero del Deportivo Armenio, que paradójicamente se llama Rodolfo Barba). El film se va a llamar “Fútbol de Shalom”… Si cree que mi historia es ridícula, decodifique esta: hace una semana, aproximadamente, la honorable Comisión Directiva del Club Atlético River Plate aprobó la venta de importantes porcentajes de las fichas de los mejores futbolistas de la institución para tapar baches financieros y transformar un balance rojo en uno verde esperanza. El miércoles, el entrenador Passarella le dio la espalda a un torneo continental que paga premios en dólares, genera divisas por venta de entradas y hasta otorga el plus de disputar la Recopa en 2007, que permite recaudar aún más cash por explotación de derechos de imagen y expendio de tickets, y ofrece recompensas jugosas… El ex millonario de Núñez compra jugadores al por mayor, pero no puede pagarles, y para pagarles los vende desesperadamente, pero no los usa, porque el DT prefiere darle descanso de cara a un choque ante Belgrano de Córdoba, mientras el presidente de la asociación civil sin fines de lucro descansa, porque está de licencia. A propósito, tres preguntas tres: ¿la política deportiva de River la ideó Boca?; ¿cuál de las dos historias es la más absurda?; ¿ganaré el Oscar con “Fútbol de Shalom”? (coming soon). 

BARRAS BRAVAS…

Dijo Daniel Scioli: “Las barras bravas son un fenómeno que va a contramano de la realidad nacional” (risas). Dijo el juez Raúl Calvente: “Si no dejaba ir a la barra brava de Boca a la cancha iba a ser una guerra” (risas). Dijo Papá Noel: “Las barras bravas no existen, y parece que yo tampoco” (risas)… -Si todos saben quienes son, como operan y que delinquen en su accionar, ¿por qué no los ponen presos?-, me preguntó un niñito en la plaza, mientras saboreaba una chupaleta. –Algunos no hacen la denuncia porque son socios en negocios como la explotación de reventa de entradas en zonas liberadas, otros los amparan porque los necesitan como fuerza de choque, y la mayoría pibe, lamentablemente, tiene que mirar para otro lado porque le teme a las represalias, que no terminan en la amenaza, sino en una acción concreta, que generalmente queda impune-, le respondí enseguida al pebete, y le regalé un pirulín. –No entendí Butvilofsky (me conocía porque el tío leía el Tablón). ¿Y cómo salió River?-, me consultó. –Ganó, y quedó primero, pero puede dejar de serlo porque Boca tiene dos partidos pendientes, y uno es contra Gimnasia, que probablemente entregue los puntos porque Estudiantes está segundo-, le argumenté. –No entendí Butvilofsky-, repitió, y se perdió detrás de un sube y baja con su chupaleta intacta, mi pirulín derretido y su inocencia agobiada; es que las barras bravas no existen, y parece que Papá Noel tampoco…

MAO NESTUM…

Una cálida mañana de octubre, pero de 1979, *Mao Nestum, el gran filósofo de los niños, se cruzó por primera y última vez en mi vida. Con un pan lactal vencido en una mano y un libro sagrado en la otra, el Maestro pisó “Salita Amarilla” para sembrar en mi fértil conciencia una enseñanza que floreció ayer, veintisiete años después. –Juancito, en los otros supermercados también apagan las heladeras de noche. Al mal no sólo hay que buscarlo en los malos-, susurró aquel día, y cuanta razón tenía… Además de rebotar a los fanáticos involucrados es causas referidas a la violencia en espectáculos deportivos, la Policía debería aplicarle el derecho de admisión a los miembros de sus fuerzas que se comporten como criminales. Esos integrantes de la Montada que dispararon a mansalva contra los hinchas de Newell´s, torpes infradotados que obedecen órdenes como perritos, pero con poca gracia y menos dientes, no deberían pisar más una cancha, ni una cucha (risas). Si de la redonda hablamos, se destaca el regreso de Boca a la cima. Lo mejor del bicampeón no es su juego ni las innovaciones tácticas que intenta plasmar su entrenador. Las cartas ganadoras del nuevo líder son la cosecha de puntos que logró en la primera parte del Apertura y, sobre todo, el complicado calendario que deberán afrontar River y Estudiantes, también punteros, que aún no se vieron las caras. Por experiencia, recambio y fixture, el elenco de La Volpe parece ser el principal candidato a quedarse con la corona, aunque no deberá relajarse nunca, porque los de atrás también tienen hambre, y no son tan malos, como los supermercados chinos… *-Mao Nestum nació en algún lugar de China, después se mudó a San Martín y se puso a dar consejos a los pibes. El negocio no anduvo. Hoy atiende un supermercado en Avenida Congreso y Cuba, y tiene el queso barato-.

MI PRIMER LIBRO…

De mi libro “Ciento Nueve Consejos Útiles para Levantarse Minas en Punta Mogotes” se pueden rescatar varias máximas aplicables a nuestro fútbol, o simplemente una idea. Chascarrillos como “mirá negra linda como bailo arriba de un waffle” -el cortejante debe pararse arriba del símil panqueque y mover las caderas-; o “señora, la llevaría a dar una vuelta en barquillo” -el cortejante debe rematar la gracia sacando la galleta y agitándola delante de todos los presentes-; son un claro ejemplo de que con poca creatividad también uno puede hacer ruido. La Volpe, el dueño de los sistemas indescifrables y los pedidos exóticos según la cátedra, se limitó a poner ante Arsenal a un centrodelantero cuando su equipo perdía, y le pidió a sus muchachos que le tiraran centros. Elemental, predecible, sencillo; así fue el accionar del DT más observado del momento, dueño de un triunfo de esos que definen torneos… En mi bestseller también repudio maniobras que atentan contra el glamour, todas trasladables al Apertura. El comentario “rica piba” –el cortejante le susurra eso a la dama desde la orilla del mar mientras se acomoda el miembro en su mallita narigona- es tan pobre como el rendimiento de San Lorenzo en este semestre contra los más grandes. Inolvidable goleada del River del “Káiser”, que encima recuperó a Orteguita, autor de una definición sobria, de esas que se le extrañaban. ¿Podrá el “Millonario” con el genial Estudiantes?, ¿se debilitará el “Pincha” sin su cerebro y su “bestia”?, ¿logrará Usted ahora levantarse una mina en Punta Mogotes?… -Otras obras de Juan Butvilofsky: “Catorce Maneras Diferentes de Preparar un Lemon Pie”, “Mis Seis Mejores anécdotas de la Conscripción” y “Yo También Tengo Pie Plano” (tercera edición)-.

EL HIJO DE POOH…

Dijo Marta Holgado: “Soy hija del General Perón”. Dijo Ñoño: “Soy hijo del Señor Barriga”. Dijo el hijo del osito Winnie the Pooh: “Soy un hijo de Pooh” (risas). En la semana de las revelaciones explosivas, Julio Grondona, quien también sería hijo de Pooh, se reveló contra los violentos por expreso pedido de Felipe Solá, quien amenazó con la chance de quitarle a la AFA a sus policías, todos nietos de Pooh. La batería de medidas, amplia y despareja, incluye una prohibición polémica: sólo podrán concurrir a los estadios del fútbol argentino los socios y abonados a plateas del equipo local. A contramano del folklore, esta resolución con aroma a parche es quimioterapia para las tribunas, ya que eyecta a buenos y a malos, caiga quien caiga, aunque tiene un costado potable que podría extirpar un gran cáncer: sin venta de tickets para anfitriones ni visitantes, las barras bravas y los dirigentes cómplices (otros flor de hijos de Pooh) no contarán más con dinero sucio producto de la reventa de entradas. Sin espacio en la popular, sin cash mal habido y en la mira de todos, tal vez como nunca, los extorsionadores profesionales perderán poder y tablas donde ostentarlo. A propósito, tres preguntas tres: ¿será este combo el puntapié inicial para salir del pozo?, ¿combatirá la dirigencia el inminente mercado de carnés truchos?, ¿cuántos hijos de Pooh hay en la Argentina?… -Dedicado a Marta Holgado (yo le creo señora), y a los 6 tipos que me votaron en DeporTea; ¡gracias hijos de Pooh!-.

TERMOTANQUE ACUÑA…

Humberto “Termotanque” Acuña, mi actor porno favorito, repetía siempre una idea que hoy se me vino a la mente: “para llegar al éxtasis, a veces hace falta un tercero”. Su recordada película “Roque, el Enano de Dos Metros”, por ejemplo, fue clave para que mis sexagenarios abuelos pudieran concebir a quien hoy es mi querida madre. El peliculón de Humberto encendió al veterano, la nonna se vino gauchita, y San se Acabó (risas). Estudiantes tenía todo lo que un equipo debía ostentar para ser campeón: un arquero ágil, una defensa experimentada, veloces volantes, un ídolo, la “Bruja” Verón, y goles, muchos goles por Pavone y Calderón. Pese a eso, para llegar a la finalísima necesitó de un tercero, del increíble Lanús, una especie de redentor para el sospechado fútbol argentino de cada domingo. Humberto tenía razón, hacía falta un tercero, y hoy todo Boca lo sufre. Los de La Volpe salieron a festejar contra Belgrano y a dejar pasar el tiempo frente al “Granate”, y en ambos casos se olvidaron de algo clave: de jugar… La última cinta de mi héroe, rodada horas antes de su trágica muerte (una tarde, lamentablemente, se le paró el corazón), bien puede explicar la arremetida de la formación platense. En “Date Vuelta que ahí llega Alberto”, el fantástico trabajo final del performer, quedó claro que venir de atrás, a veces, no está tan mal. A propósito, tres preguntas tres: ¿confirmarán los de Simeone el favoritismo que les impregnó la cátedra?, ¿le quedarán piernas e ideas a los bicampeones?, ¿por qué nos tuvo que dejar así Humberto “Termotanque” Acuña? (una tarde, lamentablemente, se le paró el corazón).

EL CHEF GUEVARA…

El Chef Guevara, famoso cocinero de izquierdas de la televisión por cable, decía siempre que “para hacer una revolución en la cocina había que preparar el mejor plato posible solamente con lo que ahí había”, y cuanta razón tenía… A la hora de elegir al más destacado futbolista de 2006, el entrenador de nuestra Selección, Alfio Basile, se inclinó por el italiano Cannavaro (finalmente ganador), y por los africanos Drogba y Eto´o. Por su parte, Roberto Ayala, el cuestionado zaguero emblema del combinado albiceleste durante la última década, optó por el francés Zidane, por el defensor Cannavaro y por el también galo Henry. Ninguno de los dos referentes vernáculos que entrevistó la FIFA señaló a un compatriota entre el obsceno menú de posibilidades… Las respuestas del “Coco” y Ayala no son ilógicas, al fin y al cabo es una cuestión de gustos, pero dejan en evidencia a este barco llamado fútbol argentino, que está a la deriva y con destino de “Titanic”. Sería fantástico que las preferencias del DT y el primer marcador central becado se convirtieran en autocrítica, que hicieran las veces de radiografía de lo que nos está pasando; sería un razonable punto de partida para comenzar otro debate, una chance única para mirarnos a la cara, sacarnos la careta y entender de una buena vez que si nuestro mejor exponente fue Juan Román Riquelme, decimosexto valor del planeta según el sondeo, no somos los campeones morales de nada ni el semillero del mundo: somos lo que somos, le guste a quien le guste. “Es absurdo pretender hacer una picada si solamente tenés bondiola”, repetía el Chef Guevara, y cuanta razón tenía… ¡Hasta la victoria siempre! (aunque teniendo en cuenta lo que hay en la cocina, un empate, de vez en cuando, no nos vendría tan mal).

ALMIRANTE BROWNIE…

Motivado por los nefastos bailes que hace bailar la milicia, rodaré una película de guerra diferente, que tendrá como protagonista estelar a Guillermo, un tierno marinerito que en vez de ejercer su función con la rudeza que caracteriza a sus pares se inclina por hacer el bien con dos armas que no suelen errarle al blanco: los buenos modos y la dulzura. Mi largometraje se va a llamar “El Almirante Brownie, un milico de dulce de leche” (risas). Si Usted considera que mi sesudo film es absurdo, préstele atención a la siguiente historia: Boca ganó, gustó y goleó ante Banfield sin enganche, con tantos de Morel Rodríguez y Neri Cardozo, los dos que iban a irse para que llegara Gracián, que no llegó porque llegó Riquelme, que no llegó porque no llegó el avión (risas). Comienzo para la ilusión el de la formación de Russo, aunque el rival, más que rival, se pareció a un socio. En “Operación Selva Negra”, la segunda parte de mi apasionante historia, el Almirante Brownie, a bordo de un submarino, se apodera de la “Isla Flotante” tras vencer al inglés Chuker y al vasco Le (finísimo). Si Usted cree que la zaga también es algo ridícula, chúpese esta mandarina: River compró a tres muchachos de Central, al internacional Ponzio, el colombiano Rivas, recuperó a Galván, anotó a Rosales y sólo triunfó por un zapatazo de Tuzzio… ¿Habrá solucionado el Káiser los problemas del pasado?, ¿se eregirán los de Núñez de una buena vez como candidatos?, ¿será esta otra misión para el Almirante Brownie? –Con Marcelo Polino, como Brownie, y la participación especial de Rodolfo Ranni, como un italiano que hace pastas-.

ANÍBAL FERNÁNDEZ…

Me dijo el ministro de Interior Aníbal Fernández cuando le pregunté por el paradero de Rafael Di Zeo, el lunes pasado, durante una entrevista en radio América1190: “Usted es un irrespetuoso. Si sabe donde está dígame y se lo traigo en veinte minutos”. Mi dijo ayer el tipo de la casa de empanadas cuando le pregunté por la demora de mi docena de carne cortada a cuchillo: “Usted es un irrespetuoso. Repítame su dirección que se las llevo en veinte minutos”. Me digo yo cada veinte minutos: “Si la Argentina es una empanada, ¿no serán los tipos que reclaman lógica el noble repulgue de relleno de una sociedad irrespetuosa, trituradora de carne, cortada a cuchillo? (le doy un minuto, o veinte, para que lo piense)… En este concierto de subestimaciones se destaca esta semana la de José María Aguilar, quien manifestó que “Ramón Díaz puntero sólo agrega una sonrisa porque es un ex riverplatense”. Esta reflexión edulcorada, maquillada con “Tammy”, poco tiene que ver con la realidad: Ramón Díaz puntero agrega otro cascote a la mochila del “Káiser”, y a la de Aguilar, cuestionados como nunca ante la falta de resultados. Para colmo, más allá de veinte minutos más o menos lúcidos, el equipo le echó nafta a un “Monumetal” en llamas. Incompresible el desconcierto del “Millonario” ante los ecuatorianos de Bauza, que esta vez estuvieron de Liga (finísimo). Los chicos de Vélez le faltaron el respeto a los campeones del mundo y los dejaron al borde del abismo. Bien por los muchachos del “Bigotón” más sensato de la Argentina… ¡Ah!, Di Zeo ya está preso, ¡porque se entregó eh!, no porque lo encontraron. A propósito, tres preguntas tres: ¿cómo se hace para burlar a todas las fuerzas de seguridad por veinte días?, ¿somos todos iguales ante la ley?, ¿por qué las empanadas de carne cortada a cuchillo vienen con carne picada? (Yo, la verdad, no lo sé; me tomo veinte minutos, me tomo un té). -Si pretende llamar por algún motivo irrespetuoso a Juan Butvilofsky, hágalo sin pudor a juanbutvilofsky@velocom.com.ar -.

DIEGO MARADONA…

A las dos de la tarde Maradona estaba muerto, a las cuatro estaba estable y a las ocho estaba bárbaro. Tenían razón, el Diego tiene un físico privilegiado (risas). No es la primera vez que bastardean a la famosa izquierda argentina. Hoy por hoy, una gran porción de la izquierda criolla es “Nina” Peloso bailando por un sueño; es De Vido creyéndose de verdad que no se nota, y es el revolucionario de pico que hace un abrazo simbólico enfrente a la embajada yanqui, porque le aumentaron el cable que paga con débito automático de su “American Express”. También es la modelo que se tatuó a Fidel Castro en La Habana, a Pluto cuando hizo escala en Miami, y se aprendió la letra de “El Oso” de Moris para cantarla siempre en el Karaoké. La derecha, aunque usted no lo crea, todavía es más antiestética… Pero hay una izquierda en la Argentina que es efectiva, que genera alegrías y no utopías: es la de Martín Palermo, la inoxidable zurda del “Loco” que rindió ante el impresentable Bolívar, aunque se haya presentado, y que catapultó a Boca a la próxima ronda de la Copa Libertadores. Valioso el aporte del artillero, autor de un buen gol con su pierna certera. Y hasta pudor meter otro más, solo, debajo del arco, pero la tiró afuera (porque la derecha, aunque usted no lo crea, todavía es más antiestética). -Dedicado a los que no confunden con la mentira, a los desprejuiciados, y al oso de Moris, el único oso que le pega con las dos piernas-. (Estáaa bieeen).

FELIZ NAVIDAD…

Había una vez tres renos: Manchi, Rodolfo y el reno Doce (risas). Como un depredador malo se los quería comer (creo que era un dogo), nuestros amiguitos se hicieron de tres casitas para zafar del verdugo loco. Manchi se compró una vivienda prefrabicada “Rolón”; Rodolfo una carpa “Cacique”; y el reno Doce no arrugó y durmió estacionado afuera. Esa misma tarde, el dogo le ladró a Manchi, que no le dio ni pelota, después le chumbó a Rodolfo, que tampoco le dio bola, y por último atracó Doce, el reno más irreverente, y se lo comió de frente. Moraleja: lo mío es un afano; este cuento ya estaba escrito (risas)… El final del Torneo Clausura todavía no está escrito, y si lo de San Lorenzo no es un afano es por su irregular funcionamiento, denominador común de una campaña que se sostiene porque los de atrás tienen grietas en los cimientos. Ante uno de los peores equipos de River de los últimos veinte años en materia de rendimientos, el líder del certamen desaprovechó una gran chance, la de sumar de a tres contra una camiseta de peso, que además se expuso con un jugador de menos. Boca no triunfó en ninguno de los últimos tres encuentros; no se parece a un perseguidor efectivo. Estudiantes dejó dos puntos de oro; todavía mantiene el fuego encendido. El “Millonario” quedó demasiado lejos; en el “Nuevo Gasómetro” selló su destino. A propósito, tres preguntas tres: ¿se consolidará de una buena vez la formación del riojano?, ¿será Estudiantes el que lo peleará mano a mano?, ¿prefiere Usted mi historia o la de los tres chanchitos?… (colorín colorado, este cuento se ha terminado. –Dedicado a la memoria del reno Doce, trágicamente estacionado-.

BARBA…

De los creadores de “Fútbol de Shalom”; la historia del inquieto judío ortodoxo lampiño que se hace futbolista para ganarse el respeto de sus pares, triunfa en Atlanta, y se consagra goleador en la última fecha después de anotarle un tanto con la pera a un arquero del Deportivo Armenio de apellido Barba; llega al cine la segunda parte del genial éxito. En esta ocasión, nuestro héroe, aún lampiño, abre una peluquería en Villa Crespo para acumular cabello ajeno, crea una barba artificial, se la zurce y le queda como la peluca de Ranni pero al revés. La zaga se llamará “Shalom de Belleza” (risas)… Si esta aventura le pareció grotesca aunque con final feliz, la de Boca en Porto Alegre le ganó por escándalo. Torpísimo el entrenador del torpísimo Gremio al plantear la revancha en el plano de la violencia. Utilizó todos los recursos habidos y por haber para embarrar la cancha y así dar vuelta la serie, ¡menos la pelota!, propiedad exclusiva de Juan Román Riquelme, el genial estilista criollo, el mejor exponente argentino del momento, autor de los dos tantos que hicieron de Porto Alegre un muelle triste y enmohecido. Inolvidable Toyota Libertadores la los “xeneizes” y la del estratega; enterró para siempre las dudas. Impecable conducción la del DT Russo a lo largo del certamen; desafío a la historia, apostó a jugar la Copa jugando, y la levantó paseando. Que los hombres de la Selección demuestre ese mismo hambre de gloria en Venezuela. Riquelme tiene un nuevo mandato: contagiarlos. A propósito, ¿podrá el monarca de América retener a su rey con corona?, ¿creerá realmente el coach Manuel Pellegrini que le ganó una pulseada al “Diez” porque sacó quinto al Villarreal?, ¿llegará al Oscar mi nueva cinta? -“Shalom de Belleza”, con Gerardo Sofovich como el delantero lampiño, Daniel Filmus en el papel del arquero Barba, y la peluca de Ranni, como barba- (risas/rusas).

POTUS…

Cuento corto ideal para las vacaciones de invierno. El hijo del malvón y su mejor amigo, el hijo del palo de agua, jugaban tranquilos en un terreno hasta que llegó otra planta. -¿Puedo jugar con ustedes?-, consultó el que recién se había sumado. –No, vos sos un hijo de potus-, le replicaron (risas)… Un club sancionado con una severa quita de puntos, enterrado en el fondo de la tabla de posiciones, no es negocio para nadie. Los dirigentes dejan de contar con los recursos que genera la venta de tickets, se frustran operaciones porque sus futbolistas se desvalorizan, y los patrocinadores huyen en busca de mejores mercados. Sin público en las tribunas ni en sus alrededores, a los delincuentes que se hacen llamar hinchas se les acaba el curro de la reventa de entradas, no tienen a quien ofrecerle drogas, ni automovilistas para extorsionar disfrazados de “trapitos”. Ante este elocuente cuadro desolador, todos los protagonistas del fútbol vinculados a una institución la pensarán dos veces a la hora de agredir, de financiar a barras o de irritar a los violentos desde el mismísimo campo de juego. Dijo Antonio Filomeno, presidente de Nueva Chicago: “Vamos a apelar la sentencia”. Dijo Julio Grondona, presidente de la AFA: “Todo pasa”. Digo yo: “¿Podremos modificar esta triste realidad con la clase dirigente que la fomentó? (no parece; está lleno de hijos de potus).

MIS HORRORES…

En 2001, cuando debuté en radio Splendid, mientras cubría de frente a un televisor una carrera Fórmula 1, grité al aire “¡el piloto Esteban Tuero rompió la caja de seguridad!” (cuando en realidad se le había destrozado la caja de velocidad), pero no claudiqué y le di para adelante. Al otro día, durante un partido de tenis, exclamé “¡inolvidable triunfo de Gumy; se viene abajo el Buenos Aires News! (cuando en realidad se había desatado una fiesta en el Lawn Tennis Club, y no en el boliche que yo había visitado sin gracia la noche anterior), pero no me deprimí, y fui en busca de otra chance… El Germán Denis del semestre pasado estaba para Devoto; si se compraba un caballito de madera, seguro se le moría. Pero él confió en su don, rechazó ofertas del exterior, se quedó y hoy es el goleador del justiciero líder del campeonato. Pablo Ledesma, no hace mucho, era moneda de cambio, lo habían invitado a irse, pero él todavía creía. Hoy es el alma de un Boca desteñido que se sostiene por sus gritos y su sacrificio. Ayer, el “Burrito” Ortega era rehén de los tormentos que lo habían alejado de las canchas y lo habían postergado a una clínica. Hoy, por haberse aferrado a ese fuego que no se apaga, el jujeño juega a la pelota en River… Las palmas en la tercera fecha del Apertura fueron todas para los que no se dieron por vencidos ni aún vencidos, ejemplos de vida que empujaron carros con la caja de seguridad rota, y que hoy celebran en el Buenos Aires News la fiesta de la vanidad bien entendida.

PRO HOMBRES…

Los más destacados personajes de la historia de la humanidad tuvieron un denominador común en las génesis de sus aventuras: sus padres jamás concurrían a las entregas de boletines. Esta evidente falta de contención de parte de los desalmados progenitores deformó las personalidades de estos prohombres, quienes se vieron forzados a ser exageradamente más buenos, perseverantes y creativos por una sola razón: reclamaban desesperadamente amor, ese amor que papi y mami no les habían podido dar cuando faltaban a las entregas de boletines. El teorema de Juan Butvilofsky acerca de la genialidad humana es claramente aplicable al caso Germán Denis. El chico, tranquilamente, podría haberse ido hace un par de meses a Europa a facturar en euros, pero optó por la más difícil: quedarse a pelear por su imagen. El centrodelantero de Independiente postergó billetes y fama por una sola razón: necesitaba reconocimiento de parte del público vernáculo, reclamaba desesperadamente amor. Los goles fallados a lo largo de todo el semestre pasado, esos gritos tan ausentes como un papi o una mami en el aula de algún colegio el día de la entrega de boletines, oficiaron de motor, y hoy aquellos lejanos reclamos del público “rojo” se han transformado en aplausos. ¿Será la carencia afectiva de un nueve en reconstrucción el trampolín que lanzará a los de Avellaneda hacia el título?, ¿tendrán el mismo hambre de gloria el resto de los competidores?, ¿irán a partir de ahora, papis queridos, a las entregas de boletines de sus sufridos niños? (yo sugiero que no, así no se agotan los ídolos).

INFRADOTADOS…

-Butvilofsky, ¡definió mal!; usted tendría que haber matado a la pelota con el pecho, la tendría que haber acomodado con la izquierda, y la tendría que haber picado por encima de la cabeza del arquero-, me retó el gordo “Puchi”, técnico de “Capacidad Diferente”, mi equipo de los sábados. –Si yo hubiese hecho lo que me sugirió, hoy estaría jugando en el Milan, y no escuchándolo a usted acá en Derqui, infradotado-, le cuestioné, y me fui al vestuario (lágrimas)… Si los atacantes de River fueran geniales, también estarían jugando en el Milan, pero están acá, pegándole a la tierra en Avellaneda. Eso explica, en parte, el errático presente de los ex millonarios en el Apertura. Si Rodrigo Palacio transformara en gol cada opción que se genera, Boca ya le habría sacado seis puntos a sus escoltas, pero el pibe falla, mucho, y los gritos del líder son todos de Pablo Ledesma. Cuestionar severamente a los ídolos sin puntería, o adjudicarles directamente los fracasos de sus equipos, es ciertamente una grosería, porque somos nosotros, los periodistas, los que magnificamos a esas figuras para ensalzar al show, por amiguismo, o en el peor de los casos, para elevar la cotización de un tipo y luego morder una porción de la pizza… Marco Ruben fue una gran inversión, Falcao es un gran proyecto, y el chileno Sánchez es el futuro, eso sí, no les pidan goles, como a Palacio, o como a mí -jamás se me hubiese ocurrido matarla con el pecho, acomodarla con la izquierda y picársela por arriba (la “Puchi” que vale la pena estar vivo)…

TRISTEZA…

Las tres cosas más tristes que escuché en mi verde vida impactaron de frente contra mi autoestima una fría noche de agosto. –Vivo en William Morris- fue el primer dardo. Hasta ahí, desde San Martín, me tenía que arrimar para llevar a comer rabas a una novia que recién conocía. -¿Quién pidió un remís?- fue la segunda trompada (eso gritó la madre de la joven al verme de traje en la puerta de la casa). Y –no aceptamos patacones-, en el mismísimo instante en el cual sacaba la cuponera para pagar las arandelas fritas, fue la tercera estocada, la que completó la faena aquella fría noche de agosto… La noche de Boca en el “Morumbí” no fue tan triste como la mía, sólo porque fue en septiembre (risas). Es que la formación de Miguel Ángel Russo volvió a cometer el mismo error que le había hecho morder el polvo en la Bombonera, y ante el mismo rival: especuló con la tenencia de la pelota ante el peligroso San Pablo como cuando estaba Riquelme, pero sin Riquelme… Para colmo, el DT volvió a exhibir todas las dudas que lo gobiernan a la hora de efectuar modificaciones, sobre todo cuando el que no rinde es Palermo. La de River sí que fue una noche mágica. Tras la auspiciosa presentación de los “Rivertoons”, las simpatiquísimas versiones animadas de los futbolistas “millonarios” (la de Lussenhoff fue la que más sorprendió: jugó casi sesenta minutos), los hombres que despotricaban por lo bajo contra Passarella fueron irónicamente los héroes que le extendieron increíblemente el crédito. Por el creyente Falcao, hoy hay fiesta en Núñez. A propósito, ¿cuánto tuvo que ver el local, y cuánto el visitante?, ¿podrá sostener la actitud de una buena vez la formación que hizo historia?, ¿quién pidió un remís? (eso gritó la madre de la joven al verme de traje en la puerta de la casa)…

ESPERO ESPERAR ESPERARTE

-Espero esperar esperarte…-. Esa geométrica construcción que alguna vez pensó Jorge Luis Borges para describir con fidelidad quirúrgica a un sentimiento es claramente aplicable a nuestro presente sociopolítico, el de los argentinos. Así definía Borges a una espera ansiosa, gigantesco interrogante emocional motorizado por un amor que, quizás, había dejado de ser. -¿Qué te moviliza para ir a votar?-, me preguntó mi hermano el viernes en una parrilla, razonablemente. –Durante mucho tiempo no hubo alternativas. Si pensabas diferente, y lo manifestabas, te torturaban y te tiraban al río-, fue la respuesta más locuaz, tal vez torpe, que se me vino a la mente… Podría haber agregado, para concederle terreno a sus dudas respecto de la validez de este deber cívico, que este sistema noble, necesario, el mejor, está tan pisoteado que uno a veces se olvida para qué fue concebido. Al fin y al cabo, parece una locura debatir acerca de libertades cuando en realidad somos rehenes de nuestras miserias y debilidades. Es que todos somos culpables de lo que nos está pasando, y de todos depende nuestra suerte. Compararnos con Suiza sólo generará tristeza, porque el espejo en el que debemos mirarnos está mucho más cerca y tiene su propia genética. Es mucho más complejo, aunque mucho más simple: el quilombo es argentino, y la respuesta la tenés vos, y yo, porque sabemos como nadie cuando nos hacemos los dormidos… Espero esperar esperarte, Cristina. Espero esperar esperarte, Argentina.

PROFITEROLES…

-¡Tiene profiteroles mamá! ¡Juan tiene profiteroles; revísalo urgente!-, gritó desafiante mi hermana menor, hace ya unos cuantos años, con el firme propósito de complicarme la vida gratuitamente, aunque sin suerte: lo que ella había descubierto en mi “vaquero” eran profilácticos, no bombas de crema bañadas en chocolate (risas)… Cuando el “Burrito” Ariel Ortega infló el pecho en la previa del primer súper clásico con su bravuconada no hizo más que denunciar la existencia de profiteroles en el imaginario “vaquero” del Boca de Carlos Ischia (poesía gourmet). El pecho inflado, de más, fue una de las pocas aristas que se le notaron a la aún verde formación del “Cholo” Simeone, más allá de las copas alzadas y la venganza consumada el último sábado en Mendoza. El nuevo River tendrá carácter y variantes en ofensiva, definitivamente, pero sufrirá por su retaguardia frágil, tanto como en el semestre pasado. Boca, sólo por la pegada de Juan Román Riquelme y la jerarquía que aportará el hombre que necesitaban los de Núñez, el paraguayo Julio César Cáceres, se mostró algo más sólido a lo largo de la pretemporada, sobre todo en el duelo más esperado, el primero, el de Mar del Plata, pero peleará por todo de manera riesgosa: con la lógica omnipotencia que le aportará un futbolista genial, sin reemplazante… ¿Se sumará el “Ciclón” del riojano Díaz a esta compulsa polarizada?, ¿habrá aprendido Independiente de sus horrores pasados?, ¿cuántos profiteroles utilizó anoche con la patrona? –uno “Cholo”-… (Dedicado a los que cultivan el perfil bajo y asumen hidalgamente sus limitaciones)…