QUE VEINTE AÑOS NO ES NADA…

Cuando finalicé mis estudios en el colegio secundario tenía dos certezas: me gustaba mucho el deporte y no sabía qué quería hacer con mi vida… Diego Della Sala y Pablo Mariño, dos de mis mejores amigos, compañeros de estudios y de andanzas, habían decidido inscribirse en la carrera de periodismo deportivo. La decisión de ellos fue el impulso que se transformó en mi estímulo. Fue así como llegué, con 18 años, a la escuela DeporTEA, donde adquirí las primeras herramientas de este oficio.

retro

Durante mi cursada, gracias a un conocido de mi viejo, me sumé como asistente de producción a un noticiero deportivo en CableVisión Noticias (hoy, AN24). Allí, en el “Tren Deportivo”, un informativo que conducían Miguel Simón, Chiche Almozni, Darío D’Amore y Pablo Gasparini, sumé experiencia en televisión. Producía notas, realizaba entrevistas, ponía al aire al noticiero, y me relacionaba con protagonistas y primerísimos profesionales del medio con apenas 20 años. Y fue además el puente hacia mi primer programa de radio, “La Mano de Diose”, en FM La Rocka, conducido por Diega, por supuesto. Hoy cumplo veinte años en el medio, veinte años honrando al juego de periodista deportivo. Aquella vez, mi debut en los medios coincidió con los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. La semana que viene, como homenaje sin querer queriendo, viajo a Río, a mi segundo Juego consecutivo. A mi viejo y a mi vieja , por creer en mí, a mi mujer y a mis hijos, por el aguante, y a cada uno de ustedes, por las orejas, los ojos, los sentidos y cada aliento, crítica o silencio, GRACIAS. De eso se trata este juego, mi juego, Deportes, Entretenimiento y Pensamiento Crítico. Que veinte años no es nada, me sopla a la oreja mi Buenos Aires querido…

@JuanButvilofsky