Sobre Arruabarrena, patéticos y el oficio, por @JuanButvilofsky

Resulta que ahora hay que linchar a Rodolfo Arruabarrena por la accidental derrota de Boca ante San Lorenzo… Seamos buenos…

El brillante entrenador Marcelo Gallardo (no estoy siendo irónico) cosecha cuatro puntos sobre doce ante rivales menores, y en rueda de prensa le apunta al jet lag y a las consecuencias nefastas de enfrentar a un equipo japonés que en la Argentina no podría competir ni en la B Nacional. Y la prensa adicta agacha la cabecita, para que le de una exclusiva, y asiente sin repreguntar ante semejante despropósito. Y Edgardo Bauza, tal vez uno de los cinco mejores entrenadores del continente, plantea el partido en la Bombonera con el mismo pánico que planificó la penosa final ante el Real Madrid, y todos aplauden el oportunismo de su equipo, los pronósticos del Papa Francisco y le inventan un desarrollo al clásico para poder justificar un resultado, que sólo se puede explicar a partir del pecado de juventud de Bentancur y del trabajo escandaloso del árbitro, que de tan malo pareció sobornado. Y vuelven a agachar la cabecita, sin repreguntar, para que les sigan confirmando una formación por wasáp

Arruabarrena es frontal, atiende a todos, no se enoja, y cuando se enoja tiene a pavote. Y no transa. Y no se esconde. Y se echa él mismo si no sale campeón, sin la necesidad de operar vía operadores. Y falla, como todos, ni más ni menos. La catarsis no es crítica al mejor equipo de América, el River del Muñeco, ni al San Lorenzo pragmático del Patón, que en el marco del reglamento, te guste o no te guste, hace su juego. De mi volcán sale fuego para los que repiten lo indefendible con mala intención, los que esconden detrás de la opinión y para los mediocres que sólo dicen “si” para perpetuar una relación… .

Cuidemos al oficio. Hay una reserva moral para sostener al juego. Antes de que nos tape la mierda a todos, desde el lugar que nos toca, ayudemos. Samos dignos. Seamos buenos.

@JuanButvilofsky